Vacunacion perros con vacuna pentavalente necesaria para viajar al extranjero por exxigencias de las aerolineas. Vacunacion rápida y eficaz
vacunacion mascotas con vacuna pentavalente
 
INICIO
 
VACUNA PENTAVALENTE PARA PERROS VIAJAR AL EXTRANJERO EXIGENCIAS AEROLÍNEAS
La vacuna pentavalente para perros es requerida en muchos casos para viajar en avión debido a regulaciones y normativas de diferentes países y aerolíneas. La vacuna pentavalente es una combinación de varias vacunas en una sola inyección, y generalmente incluye protección contra enfermedades como la hepatitis infecciosa canina, parvovirus, leptospirosis, parainfluenza y moquillo canino.

Las aerolíneas y las autoridades de diferentes países pueden exigir que los perros estén vacunados contra ciertas enfermedades para prevenir la propagación de enfermedades contagiosas entre los animales y la población humana. Esto es especialmente importante en el caso de viajes internacionales, donde hay regulaciones sanitarias estrictas para proteger la salud pública y animal.

La vacunación de los perros antes de viajar en avión también puede ser parte de los requisitos para obtener un certificado de salud para el animal antes de viajar. Este certificado puede ser necesario para cumplir con las regulaciones tanto del país de origen como del país de destino.

Es importante verificar con la aerolínea y con las autoridades pertinentes cuáles son los requisitos específicos de vacunación y documentación para viajar con un perro en avión, ya que estos pueden variar dependiendo del destino y de las regulaciones
El término pentavalente aplicado a una vacuna nos indica que agrupa cinco componentes diferentes en tan solo una dosis. Así, con una única inyección se consigue que el perro esté bien protegido contra cinco enfermedades graves y muy contagiosas.
 
¿Cómo Obtener tu presupuesto personalizado de todos los requisitos para viajar con tu mascota a la UE y resto del mundo?
Obtener presupuesto: Solo tienes que seguir estos simples pasos:
  1- Llámanos o manda un WhatsAppal al numero 601 323 113
2. Dinos o selecciona en el whatsApp los certificados oficiales que necesitas para tu mascota (pasaporte, certificado de exportación cexgan, certificado veterinario de salud animal)
3- Recibe rápido un presupuesto personalizado adaptado a tus necesidades y a las de tu mascota.
 
Tarifas generales:  
-  Expedir Pasaporte UE y registro 40€
- Certificado Veterinario de Salud* 40€
- Certificado Veterinario Cexgan 
 80€
- Vacuna Pentavalente  40€
- Asesoría Virtual para viajes fuera UE 30€
   
* Recuerde que la validez maxima del Certificado de Salud
es de 10 días (¡atención, algunos países pueden ser más exigentes)
Si se necesita actualizar pasaporte 
 
Extras actualización del pasaporte:
  - Vacunación rabia:   30€
  - Vacunacion pentavalente: 40€
  - Desparasitación interna:     5€
  - Desparasitación externa:  20€
  - Poner microchip:  45€
  - Registrar microchip: 20€
     
   
 
¿Para qué sirve la vacuna pentavalente para perros?
La vacuna pentavalente nos la podemos encontrar también bajo las siglas DHPPL. Actúa contra cinco enfermedades que son el moquillo o distemper, la hepatitis infecciosa, la parvovirosis, la parainfluenza y la leptospirosis. La primera dosis puede ponerse ya a las ocho semanas de vida y tiene que repetirse unas cuatro semanas después.
A partir de ese momento la revacunación se hace una vez al año. Vale la pena aclarar que una vacuna no es un tratamiento contra una enfermedad, sino su prevención. Esto quiere decir que no podemos dejar a nuestro perro sin vacunar pensando que, si enferma, lo curará la vacuna.
Si no vacunamos a nuestro cachorro y contrae alguna de las enfermedades mencionadas, no tendrá cura, sino tan solo un tratamiento de soporte a la espera de que el sistema inmunitario del perro consiga combatir la infección. Son enfermedades de gravedad que suponen un verdadero riesgo para la vida del perro. No hay ninguna necesidad de arriesgarse.
- Moquillo: esta enfermedad está causada por un virus. Es muy contagiosa y potencialmente mortal. Puede manifestarse a través de diferentes cuadros clínicos. Es posible que apreciemos que el perro presenta fiebre, anorexia, secreción nasal y ocular, tos, alteraciones digestivas y neuronales o endurecimiento de las almohadillas.
- Hepatitis infecciosa: es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta sobre todo a los cachorros antes de cumplir un año de vida. Ataca a los riñones, al hígado y a los vasos sanguíneos y puede evolucionar muy rápidamente, causando la muerte. Algunos de sus síntomas son fiebre, diarrea con sangre, abdomen recogido o hemorragias bajo la piel.
- Parvovirosis: es otra enfermedad causada por un virus que ataca fundamentalmente a las células del sistema digestivo. Provoca depresión, vómitos y diarrea muy característica que suele contener sangre. El cuadro es tan intenso que el perro se deshidrata con rapidez. Además de potencialmente mortal, es muy contagiosa y requiere hospitalización.
- Parainfluenza: el virus de la parainfluenza está implicado en una enfermedad muy conocida: la tos de las perreras. Los síntomas que provoca incluyen secreción nasal y ocular, fiebre, tos, vómitos o pérdida del apetito. Resulta muy contagiosa, de ahí que se considere problemática en lugares en los que se concentran numerosos perros.
- Leptospirosis: se trata de una enfermedad bacteriana que se caracteriza por provocar una variedad de síntomas entre los que se incluye la fiebre, la pérdida del apetito, los vómitos o la presencia de sangre en la orina. Fundamentalmente daña los riñones y el hígado. No siempre es fácil de diagnosticar, lo que puede retrasar el tratamiento.
¿Cómo aplicar la vacuna pentavalente a mi perro?
La mayoría de las vacunas se administran mediante una inyección subcutánea, aunque también las hay de otros tipos, como las intranasales. El pinchazo normalmente se efectúa en la zona de la cruz, es decir, entre los hombros. Pero no es un pinchazo que pueda dar cualquier persona.
Vacunar es un acto clínico que, por lo tanto, solo puede realizar un veterinario. Además, vacunar implica conservar la cadena de frío de la vacuna para garantizar que no pierde su eficacia. Pero, también, asegurarse de que el perro puede ser vacunado y no manifiesta ninguna contraindicación.
Para comprobarlo hay que realizar antes una revisión que determine que el perro está sano, ya que los enfermos no se deben vacunar, tampoco las perras en estado de gestación o los ejemplares que siguen determinados tratamientos farmacológicos. Por otra parte, también es muy importante que el perro esté bien desparasitado internamente.